Para desalar el bacalao, el pescado tiene que quedar cubierto en abundante agua fría como mínimo 24 horas antes de cocinarlo. Hay que cambiar el agua cada 6 horas aproximadamente. Mientras el pescado se esté desalando debe permanecer a una temperatura entre 6ºC y 8ºC dentro del frigorífico, ya que a temperatura ambiente puede fermentar. Además dentro de la nevera evitamos variaciones de temperatura, que acelerarían o retrasarían el desalado.

Desmenuzaremos las migas de bacalao un poco más con la mano, lo mejor es que nos queden trozos pequeñitos. Normalmente las migas vienen en porciones gruesas. Debemos mirar si se ha quedado alguna espina en el bacalao, es fácil, con los dedos vamos tocando en el cuenco y retiramos si hay alguna