Las gambas a la plancha (también langostino a la plancha) es una preparación de marisco típica de la costa española.1 Las gambas (que pueden ser igualmente langostinos) se preparan a la plancha regadas con unos granos de sal gorda. Es una tapa clásica que se suele servir recién hecha y caliente, en un plato (preferiblemente alargado) y sin cubiertos, lo que obliga a los comensales a mondarlos e ingerirlos, uno a uno, con los dedos.